No acumules, comparte.

Alguna vez te preguntaste porque las aplicaciones más exitosas en la actualidad utilizan recursos ociosos como propuesta de valor de negocio?

Dicho de otra forma, porqué Airbnb es la compañía más grande de bienes raíces del mundo y no es dueña de ninguna propiedad, Uber es la empresa que más taxis tiene en el mundo y no posee ninguno en sus activos, Couchsurfing la que más sofás ostenta, Rappi la de más bicicletas, y la lista continúa.

La realidad es que a ese modelo -no solo de negocio- va nuestra nueva forma de vivir. Estas aplicaciones lo que hacen es sacarle provecho al tiempo de las personas y a los bienes de uso en estado de reposo, para así, generar nuevos ingresos. Y no solo eso, Uber optimiza el tráfico ya que permite que en un auto vayan más de una persona, haciendo que haya menos autos, menos contaminación y mayor interacción entre sus habitantes.

Venimos de un modelo obsoleto. Ese de nuestros abuelos que les encantaba acumular. Ya sean muebles, casas, autos, fotos, cassettes, disquettes, etc. Nuestra vida ya no se concibe en términos de posesión material individual sino que somos parte de una cultura global colaborativa. El apego a lo material se ha reemplazado por el apego a las vivencias.

La vida vale la pena cuando es vivida en momentos y experiencias, no en sumar objetos materiales de comfort. Por eso hay un boom de LOW COST en todos los aspectos que tienen que ver con las experiencias. Vuelos low cost, gym low cost, hoteles low cost, y se van a ir sumando más y más propuestas que tengan que ver con innovar en experiencias vitales.

La gente jóven ya sabe que no tiene sentido hipotecar su vida a 30 años para comprar una casa, pudiendo con el mismo dinero conocer centenares de lugares, personas, experiencias vitales y culinarias inimaginables. Estamos siendo cada vez más conscientes de que todo lo que ingresa a nuestros bolsillos, se invierte en tiempo de calidad y no objetos que nos posean.

Hoy en día si querés tener éxito con algún emprendimiento, pensalo en que le aportaría a un ser humano tu servicio o producto en 2 horas? Y que tipo de recurso no esta siendo utilizado en este momento?

Lo mismo ocurre con las relaciones interpersonales. Nos estamos alejando del modelo de posesión de personas, para abrirnos a experiencias donde las vivimos de forma más individual, con personas que no necesariamente son de nuestro círculo más íntimo.

Apegarnos a objetos nos estanca en el pasado, en cambio vivir momentos vitales nos permite revivirlos con alegría más que nostalgia.
Y ya que se van viviendo de forma continua, nunca perdemos el entusiasmo, sino que estamos contentos planeando una nueva aventura.

En este nuevo mundo donde todo se comparte, donde todo se optimiza y donde todo se disfruta con el fin que fue creado, te invito a que te permitas darte un gusto, que empieces a dejar de comprar objetos que no necesitas y que vivas un poco más light, sin tantas posesiones que al final del camino, todos nos vamos a ir igual que como vinimos.

2 comentarios sobre “No acumules, comparte.

Agrega el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑