Porqué nos sentimos viejos siendo jóvenes?

Cuando somos jóvenes y nos sentimos viejos la razón de ese sentimiento es el miedo.

Cuando dejamos de enfrentarnos al pánico o cuando dejamos de formarnos, quedamos estancados como una copia.

Nacemos y nos crian con miedo, nos crian nuestros padres con sufrimiento y absorvidos por los medios y el pesimismo generalizado. Por eso siendo adolescentes nos sentimos viejos y no sabemos porqué. La respuesta es que somos copia fiel de nuestro entorno y hasta que no formemos nuestra personalidad, no vamos a sentirnos en plenitud y en paz interna.

La única forma es enfrentarnos a nuestros miedos, romper con los prejuicios, la culpa y la vergüenza.

A veces no nos damos cuenta hasta que eso que más tememos perder, se va. Sea una pareja, un empleo, un grupo de pertenencia o una pérdida de un propósito en la vida.

Eso que más tememos perder resulta ser lo que menos desarrollado tenemos, dispara la crisis y nos obliga a continuar con nuestro desarrollo, de lo contrario seguiremos viviendo con miedos y sintiéndonos menos.

Cuando se cae algo que pendía de un hilo, perdemos el rumbo y todas las emociones van de un lado a otro. Estamos dudando que hacer y escapamos, evitando hacernos cargo de esa faceta de nuestro ser.

Por eso postergamos, por miedo. Pero sólo nos hacemos cargo cuando nos damos cuenta que el mundo esta girando menos nosotros, vemos el avance de amigos y nos re preguntamos, vale la pena seguir escapando?

Si te sentis viejo, tenés miedo. Si te dicen “estás hecho un viejo” tenés miedo. Por eso cuando aparece una chica en la vida de un hombre todos se sienten recargados de energía, se visten mas informales, y son felices.

Una mujer aumenta la autoestima momentáneamente y de golpe te dan ganas de hacer todo eso que no querías hacer, porque solo da miedo, y no confiabas en vos. Era la ilusión de soledad que te volvía viejo.

Pero la etapa de enamoramiento termina y también terminan las relaciones, en algún momento te vas a replantear, porque te sentís viejo.

Convencete que todavía sos la copia familiar. La única forma de sentirte pleno y jóven solo, es formandote tal como querés, sin mujeres a quien apegarte, sino buscando que te hace brillar en soledad.

Todos somos luz pero cuando estamos solos la apagamos o nos volvemos ciegos de ella, porque lamentablemente, tenemos miedo, de viajar solos, de ir a comer solos, de movernos en la vida con responsabilidad en nuestras decisiones.

Es más fácil que alguien decida por nosotros, para así en el futuro tener a quien culpar. Es la decisión cómoda y cobarde de vivir pero es el ejemplo que estamos acostumbrados a ver, en la mayoría de nuestros padres.

Te invito a que pongas en una lista a que le tenes miedo, que tenés miedo de perder, asi veas que esa es una debilidad, puedas ser consciente de ella y te enfoques en desarrollarla.

Todos tenemos miedos, pero enfrentarnos a ellos nos va a determinar que calidad de vida queremos.

Al final del camino lo que más importa es con cuantos baches viajaste, el final es el mismo para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑