Se vale reinventarse

Alguna vez te pusiste a pensar de que vivirías sino fueras (pon tu profesión aquí)_____________?
Como te sentirías si fueras un vendedor ambulante?

Nos pusieron en la cabeza que no podemos no ser profesionales y que está muy mal visto no haberte recibido de algo.

No podés vivir de algo que no te gusta, y hay muchos profesionales que viven de algo que no les gusta y te voy a explicar porqué. Por miedo al qué dirán y miedo a cuestionar las creencias familiares.

Lamentablemente en este país está todavía el chip de terminar la secundaria y ponerse a estudiar una carrera universitaria. Y en la mayoría de los casos estudiás una carrera que algún miembro de tu familia ejerce como medio de vida.

Y porqué tengo que saber que me gusta sino se ni quién soy?

Es casi imposible saber quién sos a los 18 años. Cuántas veces tuviste la oportunidad de imponer tus deseos por sobre los de tus padres? Cuántas veces a esa edad cuestionaste a tus amigos y su forma de pensar?

Vivir de algo que no te gusta te hace poco profesional, porque te pesa actualizarte, te pesa hacer tu trabajo y te pesa vivir..

Debería ser obligatorio el poder tomarte un año de autoconocimiento luego de la secundaria, para así poder darte cuenta que camino te gustaría transitar. Nos imponen ir por lo conocido pero sino vemos un abanico de caminos -y hoy en día hay millones-, no podemos escoger libre ni sabiamente. Es casi imposible acertar una profesión a la primera, y dejarla en el 3er año, es todavía más duro.

Que seas un vendedor ambulante te hace, además de vendedor, observador. Nunca te pusiste a pensar en la cantidad de gente que ve un vendedor en su día a día? la panorámica que tiene cuando te deja las biromes en el subte? El ve el mapa de la sociedad en cada vagón. Y se ve bastante gris por cierto.

No te sirve seguir por ese camino, porque no te afecta solo a vos. Afecta a tu familia, y a tus hijos. Y la mochila que le vas a dejar a ellos es más pesada que la tuya. Porque a un hijo le cuesta admirar a un padre que va solo a calentar una silla a algún lugar. Ya lo dijo Jim Carrey respecto de su padre:

El era un gran comediante, mejor que yo. Pero optó por una vida “segura”. Se dedicó a llevar los balances contables de una empresa y años después lo despidieron. Tuve que empezar a trabajar a los 13 años para poder ayudar en mi casa. Si mi padre eligió un camino “seguro” dejó sus sueños de lado y le fue mal, como podría yo elegir el mismo camino?

Qué estás sacrificando yendo a trabajar a donde vas? Con qué personas compartís tu día? Además del dinero que ganás, te aporta algo más?

Ser rebelde no es un acto de rebeldía, es un acto de amor propio. Si tenés ganas de emprender en algo que cuestiona tu forma de ver la vida, es quizás lo que deberías estar haciendo. Donde se juntan el miedo a hacer algo y el deseo de hacerlo, es donde está tu crecimiento y felicidad.

Y reinventarse es difícil y puede que no te vaya bien al comienzo, pero si es realmente tu sueño vas a mejorar en eso que hagas cada día y con el paso de unos meses, vas a ser el experto que no eras en tu vieja profesión. Y no te va a pesar innovar sino que tus sueños nunca tendrán techo en ningún aspecto, ya que serás mucho más creativo y quien es creativo es libre. Y quien es libre inspira a otros a que puedan renunciar a esos viejos mandatos para crear un mundo en donde en cada vagón del subte los colores que se vean sean todos menos el gris.

La rutina te arruina

Cuántas veces te angustiaste viendo pasar siempre los mismos días repetidos una y otra vez?
Cuántas veces estuviste pensando en largar todo?

Si alguna vez te pasó algo de esto o te está pasando, es porque tu vida no está equilibrada, agotaste algunos recursos y no generaste nuevas perspectivas vitales.

Nos enseñaron a ir en busca de la bradicardia -en otras palabras, llevar los latidos del corazón a menos de uno por segundo. Esta condición se obtiene de ir en la búsqueda extrema del confort, la seguridad y tener todo bajo estricto control. 

Si bien es aconsejable tener un corazón latiendo al ritmo de cada segundo, cuando este ritmo está por debajo o muy por encima, la vida empieza a pesar.

Vivimos en una cultura cada vez más exigente y con mucho estrés. Estos niveles nos hacen vivir tan a la defensiva y como todo se mueve tan rápido y la mente tiende a resistirse a los cambios, tenemos que compensar el ritmo controlando otras situaciones de nuestra vida que nos dan cierto respiro. Controlar significa que todo sea como queremos que sea a pesar que lo natural es lo opuesto.

Pero a la larga tener todo tan servido y tan estable nos hace perder el gustito por la vida, esa adrenalina juvenil que se va porque la dejamos ir.

Vivir en esta condición de extremo confort y control hace que la mente se ponga en modo automático. Como cada actividad se repite exactamente de la misma forma día tras día el cerebro lo hace de forma inconsciente y la mente tiene tiempo para pensar, y lo hace de forma negativa sino tenemos un plan o un proyecto a futuro en algún aspecto de nuestra vida. 

Te pongo un ejemplo: Acordate cuando aprendiste a manejar. Cuando una persona aprende a manejar se encuentra en una situación de aprendizaje que lo obliga a poner su mente en plena atención, por ende, la mente no tiene tiempo para irse ni al pasado ni al futuro. Está en el presente ocupada. Cuando pasan los años esta actividad se vuelve automática y la mente ya no necesita ponerle atención, y allí se va al pasado o al futuro generando ansiedad o depresión, mientras el cuerpo se ocupa de trasladar el vehículo como la primera vez. 

Por lo tanto te sugiero te mantengas siempre en constante crecimiento y aprendizaje si quieres tener una vida plena. Para que la mente no cree conflictos debe estar en constante situación de crecimiento y sumando conocimiento. 

Una buena práctica para poder recuperar las ganas de hacer cosas nuevas es leer y que intentes volver a ser el niñ@ curioso que se sorprendía con cada cosa nueva que vivía. 

Es importante que recuperes esa capacidad de asombro ya que te falta mucho por vivir y descubrir, pero primero tienes que salir de esa zona de confort, esa jaula que creaste con objetos que te aprisionan y con ese punto de partida vas a recuperar las ganas de vivir. Y las ganas de vivir se contagian. Y a las personas que contagian alegría se las respeta y se las admira. 
Quizá sea el momento de levantar la cabeza, mirar hacia donde querés llegar, modificar el rumbo de tu brújula interior y replantearte algunas metas.
Alguna vez pensaste como te gustaría ser recordado?

No juegues a dos puntas

“Siempre tengo mala suerte con los hombres”
“Veníamos bien y me cortó”
“Me dijo que está con muchos problemas personales y necesita tiempo para pensar»

Te resultan familiares alguna de estas expresiones?
y estas otras?

«No está tan buena como en las fotos»
«Casi todas las fotos que tenía eran de Tailandia y me dijo que hace 5 años que no se va de la Argentina»
«En Instagram parecía una cheta y cuando la vi en persona la piba era re normal y sencilla»

Si estás pasando por un momento donde te cuesta conectar con alguna pareja probablemente estés desconectad@ de tu esencia y muy conectad@ con tu ego.

Hoy en día a diferencia de una década atrás hay demasiadas redes sociales en donde creamos falsas identidades para conectar.

Antes uno era un mismo ser en los ambientes físicos donde se movía, sea la escuela/facultad, la casa, el club y el trabajo, y en cada uno de esos ambientes uno se sentía pertenecido simplemente por mostrarse como una era. Hoy hay varios “clubes online» en donde a nadie le importa mucho quien sale y quien entra.

Pasamos de ser un individuo identificable por alguna cualidad a ser una foto más entre tantas, carente de impronta personal, de naturalidad y de espontaneidad – ya que elegimos bien los retoques, la pose y los ángulos de la instantánea que va a posicionarnos-

Pero que pasa cuando estamos tan lejos de nuestra naturalidad y conocemos a una persona que está viviendo de la misma forma?

Ahí terminamos por conectar con un porcentaje muy pequeño de su esencia, y por ello, nunca terminamos de conocer al otro y si vemos que algo no funciona, terminamos por pensar que hicimos algo mal, pero en verdad, ninguno de los dos lo hizo. Entre más mascaras construyas, más lejos estarás de encontrar al compañero de vida que te corresponde.

Yo te sugiero que no juegues a dos puntas. No te engañes a vos mismo por querer ser parte de una burbuja que, paradogicamente, mucho expone y poco protege. Cada red tiene su pecado capital y nos identificamos tanto que perdemos nuestra luz propia, no sabemos quienes somos y a quien necesitamos al lado.

Cuando seas lo más natural posible, vas a conectar con otro ser igual de sincero que vos. Por lo tanto «No busques tanto..sólo déjate encontrar..haciendo lo que disfrutas»..

No acumules, comparte.

Alguna vez te preguntaste porque las aplicaciones más exitosas en la actualidad utilizan recursos ociosos como propuesta de valor de negocio?

Dicho de otra forma, porqué Airbnb es la compañía más grande de bienes raíces del mundo y no es dueña de ninguna propiedad, Uber es la empresa que más taxis tiene en el mundo y no posee ninguno en sus activos, Couchsurfing la que más sofás ostenta, Rappi la de más bicicletas, y la lista continúa.

La realidad es que a ese modelo -no solo de negocio- va nuestra nueva forma de vivir. Estas aplicaciones lo que hacen es sacarle provecho al tiempo de las personas y a los bienes de uso en estado de reposo, para así, generar nuevos ingresos. Y no solo eso, Uber optimiza el tráfico ya que permite que en un auto vayan más de una persona, haciendo que haya menos autos, menos contaminación y mayor interacción entre sus habitantes.

Venimos de un modelo obsoleto. Ese de nuestros abuelos que les encantaba acumular. Ya sean muebles, casas, autos, fotos, cassettes, disquettes, etc. Nuestra vida ya no se concibe en términos de posesión material individual sino que somos parte de una cultura global colaborativa. El apego a lo material se ha reemplazado por el apego a las vivencias.

La vida vale la pena cuando es vivida en momentos y experiencias, no en sumar objetos materiales de comfort. Por eso hay un boom de LOW COST en todos los aspectos que tienen que ver con las experiencias. Vuelos low cost, gym low cost, hoteles low cost, y se van a ir sumando más y más propuestas que tengan que ver con innovar en experiencias vitales.

La gente jóven ya sabe que no tiene sentido hipotecar su vida a 30 años para comprar una casa, pudiendo con el mismo dinero conocer centenares de lugares, personas, experiencias vitales y culinarias inimaginables. Estamos siendo cada vez más conscientes de que todo lo que ingresa a nuestros bolsillos, se invierte en tiempo de calidad y no objetos que nos posean.

Hoy en día si querés tener éxito con algún emprendimiento, pensalo en que le aportaría a un ser humano tu servicio o producto en 2 horas? Y que tipo de recurso no esta siendo utilizado en este momento?

Lo mismo ocurre con las relaciones interpersonales. Nos estamos alejando del modelo de posesión de personas, para abrirnos a experiencias donde las vivimos de forma más individual, con personas que no necesariamente son de nuestro círculo más íntimo.

Apegarnos a objetos nos estanca en el pasado, en cambio vivir momentos vitales nos permite revivirlos con alegría más que nostalgia.
Y ya que se van viviendo de forma continua, nunca perdemos el entusiasmo, sino que estamos contentos planeando una nueva aventura.

En este nuevo mundo donde todo se comparte, donde todo se optimiza y donde todo se disfruta con el fin que fue creado, te invito a que te permitas darte un gusto, que empieces a dejar de comprar objetos que no necesitas y que vivas un poco más light, sin tantas posesiones que al final del camino, todos nos vamos a ir igual que como vinimos.

No confundas abrir la mente con escapar

Te preguntaste alguna vez porqué razón mucha gente se va de viaje por el mundo tanto tiempo?
O porqué la gente se va de su casa a vivir sola?

Si sos una de estas personas te sugiero te lo cuestiones.

Muchas veces pensamos que viajamos porque queremos recorrer el mundo, abrir la mente, conocernos a nosotros mismos y en realidad si bien esto es verdad, la que nos contamos, hay otra verdad que no la queremos ver y sale a flote años después, y esa verdad es que estábamos escapando.

Sufrir bullying de chico nos hace tapar muchos miedos en un fondo profundo y no salen a la luz hasta que pasan varios largos años y mucho sufrimiento. Ese dolor que llevamos dentro, para no verlo porque duele y mucho, lo evitamos viajando.

Viajar es importante y sano, pero si se hace desde el descubrimiento y la curiosidad. La mayoría de los millennials viaja para escapar. Escapar significa esquivar un problema que pensamos que tiene solución esquivándolo. Porqué te pensás que cuando uno viaja hace cosas que no hace en su hogar? y tiene más valentía? La razón es que tenemos miedo al que dirán, miedo a ser juzgados por nuestro entorno que nos reprimió desde muy chicos.

A la larga lo que termina pasando es que ese viaje de meses por el mundo termina siendo inútil para sanar, y es la razón por la que muchos dicen: Si te vas te llevás la “mochila” adonde vayas.

Otro medio de escape es irse a vivir solo. Mucha gente dice que quiere su espacio, que le gusta vivir solo, que necesita tener un control sobre sus tiempos y horarios y esto es verdad, pero la otra verdad es que también muchas veces estamos escapando.

En este caso el principal escape es no enfrentar ni sanar la relación con nuestra familia. Es angustiante ver como nuestros padres y hermanos no son como queremos que sean y tenemos tanto deseo de cambiarlos que al vernos frutrados por ello, preferimos irnos y tapar el problema. Lamentablemente nadie cambia hasta que está preparado o dispuesto a cambiar, y por ende, nadie puede forzar a nadie a cambiar.

Como con el viaje, también luego de confirmar que irse a vivir solo no soluciona el problema caemos en alguna crisis o depresión hasta que el vínculo sane. Es el momento en que tenemos que levantar la alfombra y ver lo que hay debajo..

Estamos en una época ideal para sanar de jóvenes ya que tenemos acceso a todo tipo de experiencias vitales de forma muy económica y para disfrutar en muy poco tiempo como nunca antes en la historia.

Es importante vivir todas esas curiosidades desde temprano para no cargar a nuestros futuros hijos con culpas sin sentido basadas en nuestros miedos ya que viviendo estas experiencias vamos a romper los prejuicios con los que venimos cargando y vamos a poder saber bien como nos queremos ganar la vida.

Hoy en día se puede probar que tenerlo todo no es sinónimo de felicidad, sino de bienestar. Y se puede tenerlo todo. Tenerlo todo es tener la posibilidad de darte cuenta que una pareja no te va a salvar, y podés probar cuantas veces quieras ya que hoy abundan las relaciones intensas de 2 meses. Podés tomarte un avión low cost y recorrerte tu continente durmiendo en sofás, sin gastar mucho. Y podés vivir solo y terminar aislandote del mundo porque no es como vos querés que el mundo sea.

Al final, se vuelve a casa. Y te conviene volver. Porque ahí están las respuestas que estuviste buscando por varios largos años en los lugares menos útiles, con las personas incorrectas y con un sufrimiento que ninguna adicción pudo quitarte.

El secreto para ser feliz en pareja

Cuantas veces nos hemos frustrado cuando se va la chispa de los primeros meses?
Cuantas veces dijiste “esto no va más” porque se terminó la etapa de enamoramiento?

La realidad es que nos damos unos cuantos golpes una y otra vez intentando retener ese efecto adrenalínico de cada comienzo de relación, esa idealización del otro pero al final, tarde o temprano, la rutina y las oscuridades aparecen para mostrarnos que ese otro, tiene defectos..y no muy lindos.

Este mundo cada vez vende más el amor utópico, el de disney, y ya no es solo disney quien está vendiendo “felicidad”, sino miles de personas en las redes sociales. Nos bombardean tanto con el mensaje “amar es solo placer y diversión” que se vuelve una certeza incuestionable.

Es muy difícil construir amor cuando tenemos esa creencia, cuando en realidad el amor es poder convivir con los grises, esos de los que nadie publica en ninguna story de instagram.

Cuando cortamos una relación que no nos brinda esa aventura empezamos a ver más objetivamente que tenía de bueno y de malo. Aquí es cuando los pequeños momentos cobran verdadero valor. Tomar mate en el parque, andar en bici, estar tirados viendo la nada, cocinar juntos, hablar de nuestros sueños, son los hechos que realmente evalúan el nivel de amor que había.

No se puede vivir en un estado de éxtasis permanente porque el éxtasis mismo genera aburrimiento cuando se mantiene en el tiempo. Te pregunto lo siguiente: Te gusta viajar en avión? seguro que la respuesta será SI. Si te pregunto: Te gustaría viajar seguido en avión y conocer lugares que nunca has ido? la respuesta será un SI. Ahora preguntale a un futbolista si le gusta vivir viajando en avión? Seguro que te va a decir que NO..

Todo lo que da placer en la medida que lo explotemos en intensidad pierde su fin. El placer sólo se mantiene en el equilibrio.

El problema con las parejas es que cuando empiezan a salir, en general, se borran del mundo y explotan el deseo por el otro, y así no hay amor que se pueda construir. Siempre es bueno ir dejando momentos por vivir, placeres por sentir e ir de a poco con la exploración del otro en todas sus facetas. Es por eso que hoy en día las parejas sufren una explosión de placer que termina en medio año o antes, y la justificación de porqué ya nadie se tolera luego de ese tiempo.

Solo queremos quedarnos con lo bueno, lo sexy, lo que genera una aventura, el placer, pero nos negamos rotundamente a conocer verdaderamente al otro porque sabemos en el fondo que es una persona normal, y lo normal no atrae, aburre.

En la medida que no sepamos convivir con la rutina y las responsabilidades que construyen hogares, vamos a seguir en un sinfin de relaciones efímeras frustrantes, hasta que tarde o temprano nos harán dar cuenta que el problema fue nuestro, de no aceptar que la vida al fin y al cabo se disfruta de tener un equilibrio entre la pareja, los amigos, el trabajo, el estudio y la familia. El que podamos intercalar esos momentos nos va a dar mayor tranquilidad y nos va a generar ese placer sutil que da sentido a nuestra vida.

No seas una copia, sé un original

A lo largo de la vida nos preocupamos mucho por pertenecer.
Pertenecer principalmente a un grupo social, para sentirnos aceptados, validados y respetados.

Pero esta desesperada búsqueda por pertenecer nos vuelve incapaces de ver claramente lo que queremos ser. Nos terminamos adaptando a un determinado comportamiento social preestablecido, y con una gran incapacidad de ser nosotros mismos, para no ser excluidos por nuestros pares.

Ya en la antigua Grecia lo peor que nos podía pasar no era morir, era que nos enviaran al exilio. El miedo a ser excluido es tan fuerte que la muerte es más bella. Por lo tanto olvidamos lo que realmente somos, de donde venimos, y por ende no sabemos ni a donde estamos yendo.

A medida que vamos creciendo tenemos dos opciones: o ser un seguidor de alguien, o ser una persona seguida por muchos. Dicho de otra forma, o seguir siendo una copia o ser un original.

En la medida que nos valoremos a nosotros mismos, no tendremos que demostrarle nada a nadie. No hay nada menos atractivo que ser una persona que no toma sus propias decisiones.

Reinventarse es la única forma de dejar huella donde solo está la arena virgen. Pero para poder dejar una huella hay que calzarse los zapatos de la valentía. Y no son precisamente zapatos a tu medida, más bien, son más chicos, por eso duele llevarlos puestos. Pero en la medida que nos obliguemos a usarlos, con el tiempo tomaran nuestra forma, y no serán unos calzados comunes, sino que tendrán impresos nuestra personalidad.

Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios, y en este caso la gran dificultad es aprender a caminar de nuevo, en un mundo en donde todos caminan igual.

Si querés ser una persona admirada, no sigas mandatos ni dogmas, reescribí tu historia con tus propia tinta, ya que papeles en blanco sobran, sobre todo en este nuevo mundo en donde tomar un lapiz y escribir es tan raro..

No me gusta mi trabajo y no puedo dejarlo

Así vive mucha gente, y casi toda su vida. Te parece sana esa vida? Cumplir horario para calentar una silla y estar todo el día sacándole el cuero a las personas que envidias porque se fueron a planear sus vidas activamente mientras vos envejeces por miedo a perder “seguridad”, esa seguridad es simplemente “mantenerte idiota e inútil cada día un poco mas”, es el fin de nuestro sistema, que seas tonto y consumas.

Ponete a pensar si es sano para tu familia que vos vivas así, pendiente de ellos, que si tu pareja esta con otra persona, que el miedo a que tus hijos no encajen en la sociedad o les pase algo malo, o que te caiga un rayo cuando llueve, porque en tiempos de alpedismo extremo la mente divaga, para mal.

Te quedaste pensando en que lo mejor era seguir el consejo de tus padres, que son de esos que desvalorizan todo y son los constructores de prejuicios mas grandes del mundo al nivel de record Guinness, que te metieron en la cabeza lo que esta mal y esta bien, lo que tenes que hacer porque ellos son mayores y los tenes que respetar. Y luego te encontrás con las crisis de cada década, siguiendo los consejos obsoletos de personas estancadas, por mas que sean tu familia, tenes que darte cuenta que tus maestros hoy en día son mas tus hijos que ellos, porque van al ritmo del mundo.

Atrás quedaron los ñoquis de la Administración Pública, hoy en día ataca los sectores privados también. Arriba tuyo muy arriba los reyes de este estratégico juego de ajedrez saben porque lo hacen, porque toman mas gente de la que en realidad necesitan. Tienen estadísticas concretas de como mover el mundo para sus intereses, una persona que renuncia a una corporación es una amenaza, porque salio de la secta del sedentarismo y se dio cuenta que algo valía, y con el tiempo se va a dar cuenta que valía mucho mas.

Un emprendedor no es un tipo que quiere hacer plata, si pensás así quedate calentando la silla, un emprendedor es una persona que quiere mejorar el mundo en algún aspecto de su vida y le NACE hacerlo.

En un mundo donde la descalificación y la violencia verbal es constante es difícil superar el miedo a fracasar, pero lo que vas a ganar atravesando esa barrera invisible y dañina es oro puro y no precisamente en forma física sino en un amor propio del tamaño del cielo.

Dios nos pone retos y obstáculos que no son fáciles de superar, pero como todo lo difícil y duro en la vida la recompensa es grande. Si detectas porque estas extrañando viejas épocas donde era feliz quizás sea hora de hacer un cambio, nunca es tarde para mejorar tu calidad de vida. Vivir triste toda tu vida es muchísimo mas caro que un par de años de depresión y de crisis, siempre que sea de forma constructiva.

Vivir en el primer mundo, es vivir en un mundo de cuarta.

Para los que formamos parte de la clase media profesional en Argentina nuestros padres nos han inculcado de muy chicos que debemos aspirar a vivir en países de primer mundo (principalmente EEUU, Canadá, y países del occidente europeo, como Inglaterra, Francia y Alemania). La realidad es que el desarraigo es tan grande cuando uno se va afuera que simplemente termina siendo un lugar de paso, con experiencias neutras o semipositivas en el balance final.

Algunas de esas experiencias gratificantes son los contactos con grandes profesionales, el acceso a tecnología de vanguardia y una calidad de vida que se resume en consumismo y comodidad, que de un momento a otro esto ultimo se vuelve algo que nos introduce en las benditas “burbujas”, y a mi entender, no hay nada peor que vivir en un mundo irreal, negando los problemas mundiales bastantes conocidos de lo que deberíamos ser parte activa como voluntarios para el cambio.

Vinimos al mundo para conectarnos y evolucionar con diferentes seres humanos. Defiendo el desarrollo de tecnología pero..a que costo humano, social y emocional?

De mi experiencia en el extranjero y de colegas y amigos (todos que venimos de ciudades del interior con valores de vida sencillos) nos terminamos de dar cuenta que el dinero que ganamos no alcanzan para contrarrestar el vacío emocional, la falta de amigos, familia y de nuestra cultura. Es por unos meses una experiencia increíble pero ficticia, dura por lo nuevo de todo y nos dejamos deslumbrar con las cosas que no son las importantes.

Dios nos dio jardines, mascotas, ríos, mares y el amor de personas que quizás no tengan nuestro nivel intelectual pero son mucho mas felices que nosotros. La verdadera búsqueda del ser humano debe radicar en la plenitud en la vida, del equilibrio. Los avances tecnológicos y los desarrollos de carrera en países de primer mundo nos vuelven fríos, no alejan del amor real y al final de la vida, esos años gastados en mejorar tecnología y ciencia, no justifican el esfuerzo porque rara vez lo terminamos aplicando para nosotros mismos y nuestra gente, y en la mayoría de los casos, los usuarios finales de estos avances son personas poderosas, arrogantes y no la buena gente humilde de los países mas necesitados.

He comprobado que los momentos mas inolvidables en mi vida han sido con personas de bajos recursos, donde el compartir lo poco que tenían era su modo de vivir, sin ahorrar, viviendo el presente en pequeñas cosas como una buena comida y unas charlas de vida interesantes en donde compartíamos las costumbres de nuestros lugares de origen, los momentos de nuestra infancia, donde el dinero rara vez se nombraba (eso que nosotros los profesionales no sabemos hacer porque ahorramos para pagar mas y mas comodidades innecesarias)

Ahora bien porque vivir en el “tercer mundo” es vivir de primera

Ya lo dijo el gran Facundo Cabral en su audiolibro “No estas deprimido estas distraído”, en donde cita:

Mi madre creía que en la pobreza esta mas cerca el amor porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas y nos aleja porque nos hace desconfiados..

Cuanta verdad tienen esas palabras. Me canso de ver como en familias de gente pudiente al ver morir a un abuelo corren mas por ver al abogado para hacer la sucesión que por haberse interesado en que siga viviendo.

En el mundo profesional lo humano pasa a segundo plano. Te volvés avaro, desconfiado de la gente -que pensás que todos te envidian-, no compartís porque no tenés tiempo -nunca tenés tiempo-, sos esclavo de tu pareja y pones las típicas excusas para todo tipo de situación que querés evitar, evitar porque no tenés ganas ni energía, ya que equivocaste el camino y no estas viviendo esa vida plena que vive la gente mas humilde.

Construir sanamente, la clave

Se puede meter un cambio de rumbo, eso es lo bueno. Construyendo una familia con valores, sin malcrianzas para que puedan tolerar la frustración y aumenten la confianza en ellos mismos. Que estudien donde quieran.. porqué hay que exigirles ir a una universidad pública? Me canse de ver el maltrato docente en este tipo de instituciones a diferencia de las universidades privadas. Ademas cuanto mas grande te volvés te das cuenta lo mucho que vale el tiempo, y hay carreras extremadamente largas que solo te hacen volver viejo para que te cueste entrar en el sistema, ya que por cada recibido hay uno mas compitiendo y las búsquedas laborales actualmente exigen empleados cada día mas jóvenes.

Esta suma de malas decisiones hacen que mas de una década sea perdida, que seamos padres a edades grandes y con miedos y prejuicios del modelo familiar que nunca replanteamos, y la diferencia generacional con nuestros hijos, va a determinar su calidad de vida a menos que estemos bastantes actualizados y tengamos un espíritu jovial y tengamos sentido común.

Valorar los picnics en parques públicos por sobre un trago y un tostado en un bar para aparentar y subir a las redes para presumir, los abrazos por sobre los emoticones tiernos de WhatsApp, las expresiones de afecto presenciales por sobre los Skypes, son algunos de los cambios que debieras hacer.

En un mundo de apariencias y falsedades donde todos se mueven como zorros ocultando viajes, inversiones personales en inmuebles, donde una persona intenta trabajar lo mas que pueda en vez de ayudar a un amigo desempleado, en donde los padres manipulan y hacen sentir culpables a los hijos por su miserables vidas de la que no se hacen cargo, no puede salir una generación sana que quiera compartir sin juzgar, que no deje de ser narcisista, egoísta y cínica.

En otros países fomentan que los chicos vean en la secundaria que es lo que mas les atrae (ej. Finlandia), no se manejan por los dogmas y los mandatos de: tenes que estudiar para ser contador-abogado-medico, sino te vas a morir de hambre, que clase de formación es esa? Terminamos todos frustrados porque trabajamos de algo que no nos gusta porque no elegimos con nuestro corazón y no tuvimos el valor de renunciar para bien, porque renunciar esta mal visto, y fracasar equivale a un duelo.

Deberíamos de levantar un poco la cabeza cada tanto y analizar hacia donde estamos yendo, ya que los problemas mentales no llegan por genética, falta de omega 3, etc, sino porque no fuimos auténticos con nosotros mismos.

Porqué nos sentimos viejos siendo jóvenes?

Cuando somos jóvenes y nos sentimos viejos la razón de ese sentimiento es el miedo.

Cuando dejamos de enfrentarnos al pánico o cuando dejamos de formarnos, quedamos estancados como una copia.

Nacemos y nos crian con miedo, nos crian nuestros padres con sufrimiento y absorvidos por los medios y el pesimismo generalizado. Por eso siendo adolescentes nos sentimos viejos y no sabemos porqué. La respuesta es que somos copia fiel de nuestro entorno y hasta que no formemos nuestra personalidad, no vamos a sentirnos en plenitud y en paz interna.

La única forma es enfrentarnos a nuestros miedos, romper con los prejuicios, la culpa y la vergüenza.

A veces no nos damos cuenta hasta que eso que más tememos perder, se va. Sea una pareja, un empleo, un grupo de pertenencia o una pérdida de un propósito en la vida.

Eso que más tememos perder resulta ser lo que menos desarrollado tenemos, dispara la crisis y nos obliga a continuar con nuestro desarrollo, de lo contrario seguiremos viviendo con miedos y sintiéndonos menos.

Cuando se cae algo que pendía de un hilo, perdemos el rumbo y todas las emociones van de un lado a otro. Estamos dudando que hacer y escapamos, evitando hacernos cargo de esa faceta de nuestro ser.

Por eso postergamos, por miedo. Pero sólo nos hacemos cargo cuando nos damos cuenta que el mundo esta girando menos nosotros, vemos el avance de amigos y nos re preguntamos, vale la pena seguir escapando?

Si te sentis viejo, tenés miedo. Si te dicen “estás hecho un viejo” tenés miedo. Por eso cuando aparece una chica en la vida de un hombre todos se sienten recargados de energía, se visten mas informales, y son felices.

Una mujer aumenta la autoestima momentáneamente y de golpe te dan ganas de hacer todo eso que no querías hacer, porque solo da miedo, y no confiabas en vos. Era la ilusión de soledad que te volvía viejo.

Pero la etapa de enamoramiento termina y también terminan las relaciones, en algún momento te vas a replantear, porque te sentís viejo.

Convencete que todavía sos la copia familiar. La única forma de sentirte pleno y jóven solo, es formandote tal como querés, sin mujeres a quien apegarte, sino buscando que te hace brillar en soledad.

Todos somos luz pero cuando estamos solos la apagamos o nos volvemos ciegos de ella, porque lamentablemente, tenemos miedo, de viajar solos, de ir a comer solos, de movernos en la vida con responsabilidad en nuestras decisiones.

Es más fácil que alguien decida por nosotros, para así en el futuro tener a quien culpar. Es la decisión cómoda y cobarde de vivir pero es el ejemplo que estamos acostumbrados a ver, en la mayoría de nuestros padres.

Te invito a que pongas en una lista a que le tenes miedo, que tenés miedo de perder, asi veas que esa es una debilidad, puedas ser consciente de ella y te enfoques en desarrollarla.

Todos tenemos miedos, pero enfrentarnos a ellos nos va a determinar que calidad de vida queremos.

Al final del camino lo que más importa es con cuantos baches viajaste, el final es el mismo para todos.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑